LO QUE SUPONE PERDER UNA APUESTA

Silvia se mantenía quieta con la vista hacia el techo y los brazos colgando hacia el suelo, dejando que Andrés la manoseara de nuevo a placer. No le faltaba detalle:

Llegar sin mediar palabra ponerme rodillas para chupar polla-8333

Mi fantasia erótica. : Con el debido respeto

Al principio le dolía mucho, cuando la logré meter toda me quedé quieto un ratito para que su ano se acostumbrara a mi pene, era maravilloso sentir como su ano apretaba mi pene, pasado un edad empecé a moverme, a ella parecía que no le gustaba demasiado pero yo seguí y ella empezó a disfrutarlo. Después, mientras lo mantenía sujeto por la abertura, cogió la abecé con los dedos de lo otra mano y empezó a subirla para ponerlo en acantonamiento horizontal. Quería follar con ella. Si quieren irse que lo hagan. Guardó de nuevo la cartera y tras romper el envoltorio ajustó el condón a su verga. Me levanté y también yo fui a la cocina. Ha sido la lidia mas intensa que he tenido en mi vida — y mirando a Silvia se excusó: Primero empecé un vaivén suave y poco a poco fui aumentando el ritmo hasta que ella se corrió, después de su orgasmo nos fuimos hacia su cuarto, allí me tiró en la cama y me cabalgó como si fuera un potro, ella lo hacía todo, yo solo disfrutaba.

Llegar sin mediar palabra ponerme rodillas para chupar polla-24947

Llegar sin mediar palabra ponerme rodillas para chupar polla-34494

La comenzó a besar en el cuello y en el subsiguiente giro sus manos trasladaban los extremos de las bragas hacia el centro de sus asentaderas. No dejaban de tocarse las tetas, el coño, el ano, igual que no dejaban de chupar y acariciar los huevos de mi novio. Se estaba mostrando soez y grosero con mi mujer, algo que no encajaba en la opinión que yo tenía de él. Al principio me quedé inmóvil, petrificada en la puerta. Le di la vuelta. La respiración se agitaba. Se aplicó en bajar la cremallera del pantalón, metió la mano en su afectividad y, tras maniobrar un rato, la sacó junto con la verga de Andrés a la que sujetaba con sus dedos índice y pulgar. Me levanté y saqué al exterior mi endurecido cipote y lo posé sobre la lengua que Silvia, golosamente, apoyaba sobre su belfo inferior, esperando una nueva bocado de leche.

Comments:


plaarre:    01.03.2018 : 22:49

Todos el mismo.